noviembre 08, 2017

Las nuevas oportunidades para los productores de remolacha azucarera ponen de manifiesto la necesidad de nuevas soluciones para el control de plagas

El fin del sistema comunitario de cuotas para el azúcar plantea interesantes oportunidades para los productores de remolacha de toda Europa. Los analistas del sector sugieren que la producción podría aumentar en toda la región hasta un 50%.

Sin embargo, la desregulación del sector coincide con una posible reducción de las opciones que los agricultores tienen para controlar los insectos en el cultivo de la remolacha azucarera.En el momento en que el sector se prepara para aprovechar este nuevo panorama comercial, hablamos con John Maier, jefe de I+D de Südzucker AG, y con Stuart Harder, director técnico de la organización británica para la investigación sobre la remolacha (British Beet Research Organisation o BBRO), sobre la necesidad de contar con sistemas de control de plagas totalmente nuevos.

«Es una paradoja interesante», indica el Dr. Maier. «Los productores de remolacha están viendo oportunidades para incrementar considerablemente sus resultados, y simultáneamente se enfrentan a una nueva amenaza real para el rendimiento, si se extiende la prohibición de los neonicotinoides». 

«Los daños producidos en las remolachas jóvenes por plagas foliares como pulguillas, trips, pulgones transmisores de la amarillez y minadores de las hojas pueden ser considerables y nos preocupa especialmente el posible retorno de enfermedades víricas» continúa el Dr. Maier. «En el Reino Unido, debido a que los inviernos son más cálidos, las plagas adultas están sobreviviendo y, por lo tanto, son capaces de infectar el cultivo inmediatamente. Aunque los inviernos en Alemania suelen ser mucho más fríos, allí se observa el mismo problema, si bien en menor grado».

Stuart Harder es el jefe técnico de varios ensayos de remolacha en la sede de BBRO en Norwich. «Aunque disponemos de suficientes herbicidas, hay un número limitado de insecticidas foliares que se pueden aplicar en remolacha», observa.

Con la posible pérdida de activos para la remolacha en el horizonte, Stuart está haciendo ensayos para evaluar la eficacia de varios productos que se usan actualmente para controlar pulgones en otros cultivos. «Nuestros ensayos llegan en un momento interesante para los productores de remolacha y estamos trabajando contra reloj para probar los tratamientos. Con los productos para el control de pulgones, estamos sembrando los ensayos más tarde de lo normal, de modo que las plantas están en una fase de crecimiento más temprana en el momento de la infestación. Esto propicia una infección natural que refleja el perfil de resistencia al insecticida de la población local de pulgones», explica Stuart. 

«Hemos aplicado una serie de productos y evaluado su efecto sobre los pulgones alados y ápteros o sin alas (principalmente, el pulgón verde del melocotonero) y, a continuación, hemos comparado los resultados obtenidos. Lo que realmente buscamos son productos con un nuevo modo de acción, porque así es como podemos contrarrestar el posible incremento de la resistencia. Esta es la primera vez que se ha usado Isoclast y ha funcionado igual de bien que el producto más importante», siguió Stuart. El plan es repetir los ensayos este otoño y la próxima primavera para que el equipo de investigación pueda generar más resultados que apoyen la presentación de productos de Isoclast a los productores de remolacha azucarera lo antes posible.

Con las oportunidades que se presentan para los agricultores en un mercado desregulado, al mismo tiempo que la presión sobre su caja de herramientas es cada vez mayor, es imperativo poder disponer de nuevas soluciones, con un nuevo modo de acción.«Parece que tenemos un plazo relativamente corto para probar e introducir en el mercado productos alternativos para el control de plagas en la remolacha azucarera. Es de vital importancia que alcancemos este objetivo en el momento en el que se presenta esta oportunidad para los productores de remolacha», concluye el Dr. Maier.

Dr. Johann Maier: Kuratorium für Versuchswesen und Beratung im Zuckerrübenanbau, Mannheim ( Alemania )

Stuart Harder: Director técnico, British Beet Research Organisation, Norwich. Inglaterra.

CATEGORÍAS