noviembre 02, 2017

Por qué Isoclast™ active pertenece a una nueva generación de insecticidas

Dow AgroSciences desarrolló Isoclast active (nombre común ISO sulfoxaflor) como un insecticida innovador para ayudar a los agricultores a controlar las plagas en hortícolas, frutales, cereales y otros cultivos importantes. Se trata de un nuevo tipo de insecticida cuyo objetivo son las plagas que atacan a los cultivos y que no daña a los insectos útiles, como las abejas, siempre que se use de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta.

¿Cómo lo hace?

Isoclast actúa como agonista del receptor nicotínico de la acetilcolina del sistema nervioso central de los insectos, produciendo la parálisis y la muerte de las plagas objetivo.

Isoclast pertenece a una nueva clase química única, conocida como sulfoximinas, cuya particular estructura está reconocida por el organismo encargado de la clasificación de insecticidas, el Comité de Acción contra la Resistencia a Insecticidas (IRAC), y respaldado por numerosas publicaciones científicas.

IRAC clasificó el sulfoxaflor, el único miembro comercializado de la familia de las sulfoximinas hasta la fecha, como insecticida del grupo 4C, distinto de los otros insecticidas del grupo 4, como neonicotinoides (grupo 4A), butenolides (grupo 4D) y mesoiónicos (grupo 4E). La principal diferencia entre los distintos subgrupos es la estructura química: por ejemplo, los neonicotinoides tienen al menos un nitrógeno aminado, mientras que Isoclast carece de nitrógeno aminado.

Las sulfoximinas no presentan los graves problemas de resistencia a insecticidas que tienen los neonicotinoides. La mayoría de los casos de resistencia a neonicotinoides de mosca blanca, pulgones y saltamontes marrón del arroz están relacionados con unas enzimas llamadas monoxigenasas. Sin embargo, Isoclast no es metabolizado por la monoxigenasa, de modo que no hay resistencia cruzada metabólica en pulgón del melocotonero y mosca blanca, que sí son resistentes a otros insecticidas. La novedosa química de Isoclast y su completa ausencia de resistencia cruzada le proporcionan un modo de acción único y altamente efectivo frente a muchos insectos que destruyen los cultivos.

Además, Isoclast tiene un bajo impacto en el medioambiente. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) hizo una exhaustiva evaluación de Isoclast en Europa y confirmó que Isoclast cumple los criterios de aprobación en lo que respecta a los objetivos de eficacia y protección de la seguridad de las personas y del medioambiente. Isoclast no está clasificado como carcinogénico, mutágenico o tóxico para la reproducción, de conformidad con la clasificación de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA). No es volátil y se absorbe rápidamente en las hojas del cultivo. Además, se degrada en pocos días en el suelo, no es persistente en el agua y no pasa al agua subterránea. Su rápida disipación junto con su ausencia de toxicidad residual hacen de Isoclast un buen producto para los programas de gestión integrada de plagas.

Eficiente, específico y respetuoso con el medioambiente, Isoclast representa a una nueva generación de insecticidas que ayudará a los agricultores europeos a seguir siendo productivos y competitivos.

CATEGORÍAS