septiembre 07, 2017

Isoclast™ active, una nueva herramienta para la lucha contra la transmisión de virus

Imre Mezei, jefe de equipo de Biología para Europa, explica el papel vital que Isoclast™ active puede tener en el control de la transmisión de virus.

Con motivo del HPIS 2017 (Hemipteran-plant interaction symposium – Simposio sobre la interacción entre hemípteros y plantas), celebrado en Madrid, Imre presentó su trabajo ante una audiencia internacional.  Imre Mezei comenzó señalando que ‘actualmente conocemos más de 2.000 especies de virus fitopatógenos y muchas de ellas producen enfermedades que devastan cultivos agrícolas clave. Cada día se descubren más especies y es crucial que encontremos nuevas formas de controlarlas’.

La mayoría de los virus vegetales más destructivos dependen de vectores bióticos, tanto para su transmisión como para su supervivencia. Por sus hábitos de alimentación únicos, el rápido crecimiento de la población y la alta capacidad de dispersión, los hemípteros (mosca blanca, pulgones y cicadélidos) representan el orden más amplio de vectores transmisores de virus. Provocan daños en cultivos hortícolas de todo el mundo y se están haciendo cada vez más resistentes a muchos insecticidas.

‘Isoclast es realmente revolucionario’, afirmó Imre Mezei. ‘Es el primer miembro de la clase química de las sulfoximinas y ofrece un modo de acción único. Además de aportar una acción de choque y un control residual excelentes, también presenta una amplia ausencia de resistencias cruzadas. Pero el impacto de Isoclast sobre la transmisión de virus es lo que está resultando ser verdaderamente significativo’.

El control rápido y eficaz de los vectores es esencial para prevenir, o al menos, mitigar, el impacto de los virus. Por lo tanto, una parte importante de la investigación se centra en lo que pasa cuando los hemípteros empiezan a chupar la planta. ‘Sabemos que, si podemos controlar su alimentación, podemos controlar la plaga y, en consecuencia, podemos controlar la transmisión de virus’ continuó Imre.

barley field trial in Szolnok, Hungary

‘Sin embargo, la velocidad es fundamental y si el control es demasiado lento, la plaga del insecto tiene tiempo para infectar la planta. Aquí es donde Isoclast está demostrando su validez’, indicaba Mezei. ‘Isoclast consigue una rápida interrupción de la alimentación y, aunque no mata a la plaga directamente, sí consigue que deje de alimentarse de forma inmediata. Este efecto capaz de detener la alimentación reduce la ingestión de savia descendente, lo que limita en gran medida la probabilidad de transmisión del virus. Esto supone una menor incidencia de infecciones víricas y, por lo tanto, cultivos de mayor calidad y mejores rendimientos’.

Para concluir, Imre Mezei añadió: ‘Creo que lo importante es que Isoclast puede tener un papel viable e inmediato en el control de la transmisión de virus. En HPIS he hablado con gente de todo el mundo y el mensaje fundamental que recibo es que Isoclast es muy práctico y que puede ser vital en la lucha continua contra los virus agrícolas’.

 

CATEGORÍAS

BOLETÍN

Regístrese aquí para recibir las últimas noticias y opiniones directamente en su buzón de entrada